divendres, 29 de maig de 2015

POST 24-M


Dice el refrán que hasta el cuarenta de Mayo no te quites el sayo 
(por aquello de que no ha llegado el "caloret")

El caso es que ha pasado ya la vorágine de la campaña y las elecciones del 24-M. Un trabajo intenso e impagable de los hombres y mujeres de ICV-EUiA y de muchas otras personas que se han volcado en el proyecto, en todos los proyectos locales de la Coalición, que han dado su apoyo y han puesto sus manos, su capital, en él, en ellos. Antes, durante y seguro que después de las elecciones. A todas esas personas, una vez más, gracias.
De lo más remarcable, una corriente de ilusión que recorre casi todos los rincones del Estado, que en la vecina Barcelona se ha convertido en una realidad incontestable y que debe transformarse en ciclón del cambio que nos permita superar, por fin, el régimen del 78.

Centrándonos en Sant Feliu, varias conclusiones:

-ICV-EUiA hemos conseguido volver a ganar las elecciones, aumentando nuestros apoyos levemente en un contexto de cambio político profundo. Reconocimiento a la labor de gobierno y pérdida de un concejal por no saber canalizar adecuada o suficientemente el aumento de movilización-participación. Una oportunidad perdida para forjar la confluencia de las izquierdas alternativas, a pesar de los intentos. Habrá más y habrá que aprovecharlas.

-Las candidaturas de izquierdas obtienemos en torno al 55% de los votos en nuestra ciudad. En este sentido hay un comportamiento estable del electorado a lo largo del tiempo.

-Los partidos a favor del derecho a decidir, sin apriorismos, sumamos un mínimo del 46,3%. Junts i Veins son una incógnita en este tema. Resulta evidente que esto no refleja fielmente el porcentaje de personas partidarias del derecho a decidir en Sant Feliu, que es mucho más alto.

-Se ha castigado duramente a los partidos promotores de las políticas de la Troika; ajuste estructural, rescate bancario y recorte de derechos sociales, ya sea a escala nacional catalana o estatal. Independientemente de si estaban en el gobierno de la ciudad o no, e independientemente de su grado de identificación con estas políticas a nivel local, nacional y estatal. Estos partidos son PP, CiU y en menor medida, PSC.

-Ha habido un sorpasso (adelantamiento, vuelco) en los apoyos a candidaturas independentistas, superando ERC a CiU. Unos apoyos que se mantienen más o menos estables en torno al 23%.

-También ha tenido lugar un sorpasso en los apoyos a candidaturas de carácter liberal-consevador marcadamente centralistas, PP queda por detrás de C's. Esta franja del electorado también se mantiene estable, en torno a un 18%.

-La ciudad ha optado inequívocamente por la máxima pluralidad en la representación; todas las candidaturas presentadas obtienen asiento en el Pleno.

-El Poder Judicial ha interferido claramente el proceso electoral en Sant Feliu con la sentencia del IBI en medio de una campaña ya en marcha (separación de poderes y Montesquieu, de vacaciones). De rebote, un error estratégico persistente en el enfoque del IBI durante el mandato, sumado a un error táctico de comunicación del PSC en plena campaña, ha permitido la presencia doble en el Pleno de una candidatura que se confunde con una Asociación de Vecinos. O de una Asociación de Vecinos transmutada en candidatura, según se mire. Pero todo esto en perjuicio, sobre todo, del propio PSC.

-Ha tenido lugar un fraude electoral de proporciones desconocidas en Sant Feliu. Una candidatura ha obtenido la mínima representación haciendo ver y creer a la mayoría de sus votantes que era un partido que no era. Junts per Sant Feliu, suma del NO Círculo Podemos, primero, el NO partido instrumental después, el de las elecciones ANTI-primarias a continuación. Finalmente coalición de los NO partidos en Sant Feliu, Equo y Piratas, de los que nadie en la ciudad sabía de su presencia pública. Una cuestión fija e invariable, esa sí; un logotipo mezcla entre Podemos y Barcelona en Comú y que, pirueta tras pirueta, ha llevado hasta el final la confusión entre este grupo, destituido de Podemos, con el propio Podemos. Esa era sin duda, su táctica principal y casi única para obtener asiento, única estrategia y objetivo verificables en ausencia de programa. Todavía hoy es abrumadora la mayoría de electores que habiéndoles votado, creen haber votado a Podemos. 
Un éxito en el engaño, y un desastre dilapidando una enorme cantidad de energía e ilusión de mucha gente en pocos meses. Si esta era la nueva política...

¿Y ahora, qué?

Pues ahora diálogo, transparencia, humildad, prudencia y adelante, con un proceso abierto a toda la gente de la Coalición y a quienes nos han votado. Tenemos un programa y la ciudad ha hablado. Y seguirá hablando, seguiremos hablando, no sólo a través de elecciones, será el mandato de las consultas populares. Nuestra obligación es estar a la altura y buscar la confluencia de todas las sensibilidades de izquierda alternativa, rupturista con lo peor del régimen del 78 (mucho). Esto es ya un proceso imparable.

Y el cuarenta de Mayo, habrá que quitarse el sayo. Seguro que antes o después se empiezan a caer caretas, o a ver plumeros, según se mire. Permanezcamos atentas.

Salud y República.


Manuel Leiva

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada